Migraña y trabajo

Luchemos para convivir con la migraña, para que se entienda que los que la sufrimos de manera crónica necesitamos nuestro ritmo pero podemos trabajar. Nos va bien. Igual que creo que a otros enfermos el trabajo les ayuda a llevar mejor su enfermedad. Pero requiere mucha implicación por parte de las empresas, los empresarios, los compañeros, y un largo etcétera…
Queremos un mundo en el que nadie trabaje, o trabajemos todo por objetivos y ¿aprendamos a convivir?
Señores aprendamos que en esta vida cada uno tiene sus limitaciones, y cada uno sus ritmos. Cuando respetemos eso, crearemos entornos de trabajo productivos en los que cada uno se sentirá libre y en los que todos tendremos cabida… y en lo que es más importante, podremos conseguir que poco a poco vayamos insertando en el mundo laboral a todos.
Que el trabajo es parte de nuestra vida, pero no lo es todo… nos da de comer, nos realiza, nos aguanta… pero debe servir para crear valores en la sociedad, no para destruirlos.
Y probablemente, dentro de esto no todos los trabajos podrán adaptarse, pero deberemos intentar crear, pensar que puede hacer cada uno para mejorar el suyo, para facilitar al otro.
En mi caso personal, por ejemplo, el otro día viví una situación muy clara de adaptación a mi enfermedad. Necesitábamos mover despachos, e intercambiarlos, pero yo propuse cambiarme a uno más pequeño sólo con la condición de no trasladarme a uno que no tiene luz natural, puesto que a mí los fluorescentes con la migraña me matan. Quizá no es el mejor despacho, ¡seguro que no lo es!, pero evitar más migrañas es ¡¡¡muchísimo mejor!!! Sólo pedí esa condición en la reasignación, y nadie la discutió… eso es EMPATÍA… y doy gracias.
Poco a poco, la empatía la extenderemos a todas las empresas. Conseguiremos que se planteen protocolos, medidas preventivas, acciones,etc.

Respeto profundamente a los que llega un punto en que deciden que no pueden más, que no pueden hacer su trabajo. No todos los trabajos son iguales, no todas las empresas son iguales, no todas las empresas son tan comprensivas…
si las empresas fueran comprensivas, respetaran los tempos de las enfermedades, y otorgaran flexibilidades, si los trabajadores también a su vez fueran siempre responsables y flexibles con las empresas… las situaciones serían distintas.
En nuestra mano esta cambiar las cosas. Y cuando digo en nuestra mano me refiero a que cada uno de nosotros, enfermo o no, debemos cambiar para que las cosas evolucionen.

 

 

 

¿Tu que haces para ayudar?

💋 Patricia

#MamaTieneMigraña 💄 🤙🏼

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *